Viernes, 07 de marzo de 2008

Los minerales son substancias inorgánicas y se pueden encontrar en casi todos los alimentos en pequeñas, pero suficientes, cantidades. Son necesarios para la síntesis de las hormonas y la elaboración de tejidos. También intervienen en la mayor parte de las reacciones químicas en las que están presentes las enzimas. Son responsables de entre el 4 y el 5% del peso corporal.

Se dividen en:

q  Macroelementos: el organismo precisa mayor cantidad de ellos y se miden en gramos.

q  Microelementos: se necesitan en menor cantidad y se miden en miligramos.

q  Oligoelementos: se precisan en cantidades ínfimas midiéndose en millonésimas de gramo. También se denominan elementos traza.

 

 

Lo que “pintan” los minerales en el cuerpo humano:


Hierro:
forma parte de la hemoglobina, vehículo de transporte del oxígeno a las células a través del caudal sanguíneo.

Azufre: presente en las moléculas de algunos aminoácidos.

Fósforo y calcio: tienen una gran presencia en el proceso de contracción muscular. También forman una parte importante de los huesos y dientes. El déficit de Calcio puede provocar osteoporosis en el adulto y raquitismo en el niño.

Cloro, sodio y potasio: fundamentales en el intercambio de agua entre las células y la sangre. Son parte condicionante, junto a otros factores, de la tensión arterial. El sodio tiene un papel fundamental en la conservación de agua y la excitabilidad del músculo.


Publicado por Marisa_Bidilla @ 16:35  | La alimentaci?n
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios