Viernes, 24 de noviembre de 2006
La falta y el exceso de adherencia a los entrenamientos

Mediante la observaci?n de actitudes dentro y fuera de la pista, el entrenador ha de detectar la falta de adherencia al entrenamiento del jugador. No debemos de anotar en nuestro cuaderno de entrenamientos s?lo las cuestiones estrictamente t?cnicas o t?cticas. Existen actitudes relevantes que tambi?n deben de ser tenidas en cuenta. Para ello, el entrenador ha de realizar un detallado seguimiento de sus jugadores en lo relativo a las faltas de puntualidad, ausencias y dem?s.

A la hora de analizar las incidencias, nos fijaremos si estas guardan relaci?n con el programa de entrenamientos o bien se deben a motivos que van m?s all? de la mera actividad deportiva. Puede ser que un jugador llegue tarde para evitar una parte del entrenamiento que no es de su agrado (p.ej: ejercicios f?sicos al principio de cada sesi?n), o bien que se escude en excusas tales como estudios u otro tipo de cuestiones que, seg?n ?l, resultan incompatibles con el entrenamiento.

Sea cual fuere el motivo de la falta de adherencia, se hace preciso adoptar soluciones lo antes posible con el fin de recuperar al jugador y evitar que su ejemplo pueda ser imitado. De nuestra habilidad depende el resultado. Ante una situaci?n en la que un jugador sistem?ticamente llega tarde con el fin de evitar los contenidos del principio de las sesiones, una buena soluci?n ser?a comenzar con ejercicios relajados, ricos en sensaciones y amenos. Ya dentro del desarrollo del entrenamiento, primaremos al jugador cumplidor y puntual dejando sin participar en los ejercicios m?s gratificantes a los que no hayan cumplido en las tareas m?s exigentes.

Podemos encontrarnos tambi?n con el caso contrario del p?rrafo anterior: el exceso de adherencia. ?ste viene ?ntimamente relacionado con el estr?s. Es el resultado de una motivaci?n muy alta pero incontrolada. La mayor?a de las veces viene inducida por elementos que rodean al entorno del jugador. El ansia excesiva por rendir al m?ximo de sus posibilidades, las ganas de sobresalir o la preocupaci?n ante el fracaso pueden llevar a que el jugador realice trabajos "extra" auto impuestos que le producen una sensaci?n de bienestar. Pero esta situaci?n le llevar? a corto plazo a un d?ficit f?sico que querr? superar con mayores cargas de trabajo generando una espiral sinf?n y a un bajo rendimiento. Este comportamiento obsesivo le producir? una falta de control de la situaci?n de la que es dif?cil salir. Es una situaci?n muy delicada porque, en ocasiones, los entrenadores estamos muy satisfechos con este tipo de jugador: entrena mucho, es sacrificado y siempre pide m?s. Pero no nos damos cuenta del riesgo que estamos corriendo: el sobre-entrenamiento.
Publicado por Marisa_Bidilla @ 0:01  | Psicolog?a
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Publicado por pepis_girl
Mi?rcoles, 17 de enero de 2007 | 12:00
Tal vez, una buena t?cnica para q los jugadores no falten a los entrenamientos, es hacerlos interesantes y originales. Porq si siempre se hace lo mismo, acaban aburriendo.
Menos teor?a y m?s pr?ctica, q las cosas quedan muy bonitas escritas y hasta dan el pego para quien no vea como entrenas en el pabell?n.
Publicado por krayu2
S?bado, 24 de marzo de 2007 | 0:34
Todo muy bonito, pero tu lees lo que escribes o s?lo copias y pegas. Intenta ser coherente contigo mismo y si no te apetece molestarte en sacar un club adelante por lo menos lee antes los art?culos que publicas para que tus palabras no contradigan tus actos, me gustar?a ver a mi si encontrarias algo que escribir.