Jueves, 08 de junio de 2006

En los ejercicios generales se debe buscar siempre la mayor dosis de transferencia posible. Son ejercicios empleados, en la mayor parte de los casos, en la pretemporada con el fin de buscar una base en la que apoyarse más adelante cuando tenga lugar el proceso de la preparación especializada.

Debemos de pensar, al menos, en dos motivos fundamentales para poder afirmar de manera rotunda que el predominio de los ejercicios generales ha de ser absoluto en un deportista en formación:

Estamos inmersos en pleno desarrollo psicomotor; hemos de preocuparnos con el máximo cuidado de optimizar y potenciar la evolución física del individuo.

No se pueden alcanzar unos niveles especiales sin una correcta evolución de las cualidades generales.



Evidentemente, según avanzamos en el tiempo, tenderemos a especializar nuestros ejercicios invirtiendo esta relación para poder llegar a emplear ejercicios de competición, los cuales seguirán la misma regla de inversión.

Los ejercicios de competición guardan gran relación con el deporte objeto del entrenamiento. Entrenadores de contrastada capacidad y prestigio como Gilberto Herrera (ex-seleccionador nacional español de voleibol), cuidan de que todos los ejercicios utilizados en los entrenamientos representen una situación de juego real, o sea no realizan ningún modelo que no derive exactamente de un momento dado en la competición.

 


Publicado por Marisa_Bidilla @ 9:34  | El M?todo
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios