Viernes, 19 de mayo de 2006

Un correcto calentamiento se dividirá en una parte general, común para todos los componentes del equipo, seguida de un calentamiento específico de cada especialidad (porteros o jugadores de pista). Esto es debido a que los grupos musculares empleados por cada jugador durante el juego, no son coincidentes.

Es un momento óptimo para comentar el objetivo general del entrenamiento y motivar a los jugadores. Los objetivos más concretos se comentarán antes de iniciar cada una de las otras partes de la sesión. Estos comentarios, que pueden ser utilizados para dar un descanso a los jugadores, no deberán de ser demasiado extensos si bien han de ser lo suficientemente claros y directos para que sean asimilados adecuadamente por los mismos.

La importancia del calentamiento previo al esfuerzo máximo radica en hacer subir la temperatura del cuerpo, acelerar la respiración y el ritmo cardíaco, prevenir tanto tirones musculares y de los tendones, como los esguinces en los ligamentos al mismo tiempo que prepara psíquicamente al individuo para las exigencias a las que va a ser sometido. Más adelante, en el capítulo dedicado a las lesiones, tendremos ocasión de ver hasta que punto esto es así...

El calentamiento debe atender principalmente a todos los grupos musculares y articulaciones que intervengan más directamente en el entrenamiento a realizar. No debemos caer en la presunción de que existe un calentamiento tipo para el Hockey Sobre Patines independiente del trabajo a desarrollar. A poco que tengamos claro el trabajo a realizar en cada sesión de entrenamiento nos será fácil distinguir los grupos musculares que serán más utilizados. De cualquier modo, siempre podemos recurrir a una línea básica a seguir en todo calentamiento que podría estar constituida por estas tres fases.

Desplazamientos suaves, en todas direcciones y sentidos intercalando ejercicios genéricos de mediana intensidad.
Ejercicios más específicos y de mayor intensidad con pocas repeticiones y muy variados.
Estiramientos.



Desde edades muy tempranas tenemos que inculcar en el deportista la costumbre de realizar un calentamiento previo a cada sesión y que este se convierta en una especie de ritual en el cual sea capaz tanto de aislarse del ambiente exterior como de prepararse psicológicamente para afrontar el trabajo a realizar, ya se trate de una sesión de entrenamiento o de una competición.


Publicado por Marisa_Bidilla @ 0:01  | El M?todo
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios