Viernes, 03 de marzo de 2006

Una experiencia única, que para muchos permanecerá imborrable durante toda su vida, es el primer contacto con los patines. Con esta experiencia comenzará de una larga lista de retos que concluirán el día en se que cuelguen los patines.

Durante este período captaremos su atención involucrándonos dentro de los retos que planteamos. Las “frases mágicas” de las que todo entrenador echa mano con el fin de romper la barrera natural adulto-niño nos serán de gran utilidad.

Hoy vamos a aprender.
¿Y si probamos a hacer esto?
Vamos a intentar...
A ver si somos capaces de...


Para que el acercamiento al mundo del Hockey Sobre Patines se haga de la forma menos traumática posible, fijaremos nuestra atención en dos momentos cruciales que se producen en las primeras sesiones de trabajo:

Fase de familiarización y adaptación a los patines.
Fase del dominio del cuerpo sobre los patines.


La primera fase tendrá una duración de unas cuatro sesiones, mientras que la segunda llegar alrededor de las veinte. A partir de este momento se puede entrar en la enseñanza de los otros elementos técnicos que configuran este deporte. Mientras tanto dedicaremos una atención extremadamente individualizada a cada niño. No es conveniente que exista una masificación en la pista y el número de ayudantes que precisaremos será de uno por cada tres o cuatro niños (sobre todo en la primera fase).

Como no podemos esperar que nuestros ayudantes ejerzan de entrenadores con experiencia -¡ojalá!- antes de cada sesión deberemos de explicarles muy detalladamente lo que esperamos de ellos con relación a los niños. Actitudes positivas, distendidas y llenas de atención son muy bien aceptadas por los principiantes -y no tan principiantes- que aportarán seguridad en esos difíciles momentos...


Publicado por Marisa_Bidilla @ 1:11  | El aprendizaje
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios