Viernes, 09 de diciembre de 2005
La conducta humana carece de definiciones absolutas. Las descripciones que subsiguen, por lo tanto, deben de entenderse como pautas, no como leyes inapelables. En una primera clasificación, nos referiremos una estructuración citada por R. Martens y colaboradores por considerarla lo suficientemente general y a la vez sistemática como para englobar a la mayoría de los estereotipos. Bajo los tres estilos de entrenador descritos por Martens, podemos especificar unos tipos de conducta más detallados: director, afable, conductor, poco formalista y metódico. Una mezcla de las mejores características de cada tipo nos ofrecerá un perfil de entrenador ideal.

El estilo autoritario
El entrenador toma las decisiones. La misión del jugador es la de cumplir, simplemente, las órdenes del entrenador. El supuesto que ampara este enfoque es que el entrenador posee los conocimientos y la experiencia necesarias y por lo tanto su cometido es decirle al jugador lo que debe hacer. El papel del jugador es escuchar, asimilar y cumplir.

El estilo sumiso
Dentro de este estilo el entrenador se abstiene, tanto como puede, de tomar decisiones. Su enfoque consiste en pasar el rato lo mejor posible. No da apenas instrucciones, ejerce escasa influencia en los jugadores y resuelve los problemas de disciplina sólo cuando es realmente necesario. Los entrenadores que adoptan este estilo, o bien carecen de competencia para proporcionar la instrucción y directrices o son demasiado holgazanes para satisfacer las demandas de sus responsabilidades de entrenamiento o, en último caso, están mal informados de lo que el entrenamiento representa.

El estilo cooperativo
Aunque los entrenadores que adoptan este estilo reconocen su responsabilidad para asumir el liderazgo y formación de los jugadores con el fin de cumplir los objetivos previamente fijados, reconocen también que los estos no pueden asumir responsabilidades sin haber tenido previamente la oportunidad de compartir la toma de decisiones.

Publicado por Marisa_Bidilla @ 15:03  | El entrenador
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios