Viernes, 25 de noviembre de 2005
Todo entrenador, por el simple hecho de desempeñar su cometido, tiene una influencia considerable sobre sus jugadores. El mantenimiento o la pérdida de la misma depende de él. Demostrar seguridad, guardar las apariencias y ser equitativo en la administración de recompensas y sanciones son pilares fundamentales sobre los que asentar una imagen cuyo fin es servir de ejemplo y ser objeto de admiración por parte no sólo de los componentes de equipo, sino también de la gente de dentro y fuera de su club.

Los esfuerzos del entrenador en su papel como líder del grupo, se centran en el desarrollo del espíritu de “nosotros” por encima del “yo”. Para llevar a cabo tal estrategia debemos de trabajar sobre aquellos factores que desarrollan la identidad del equipo: la proximidad física, la similitud en actitudes y compromisos, la diferenciación con otros equipos y el establecimiento de objetivos de grupo.

Cualquier grupo de individuos que pasan juntos cierto tiempo tiene tendencia a establecer vínculos entre ellos. Lejos de elementos ajenos al grupo, como sucede en los desplazamientos que nuestro equipo realiza o los momentos de convivencia en el vestuario, nos encontramos con situaciones de proximidad ideales para promover la interacción entre todos los miembros del grupo. Las excelentes oportunidades de comunicación que esto representa ha de ser aprovechada para fomentar el desarrollo de nuestra identidad y comprender mejor el establecimiento y funcionamiento de las redes relacionales entre todos los miembros.

La similitud en actitudes, compromisos y aspiraciones no siempre coinciden en todos los miembros del equipo. Diferencias de personalidad, sociales, económicas o de otra índole son propias de todo grupo. Con el fin de lograr una mayor cohesión estimularemos y reforzaremos las semejanzas que existan entre nuestros jugadores tales como son el establecimiento de objetivos de grupo y la necesidad de poseer actitudes dentro y fuera de la pista que nos caractericen.

La diferenciación comienza por nuestros colores, nuestro escudo, nuestra forma de ser como grupo, nuestros objetivos de grupo. En la medida que consigamos promover la similitud dentro de nuestro grupo, estaremos diferenciándonos del resto y, además, las sensaciones de unidad también aumentarán...

El entrenador ha de saber resaltar estos factores con el fin de crear un sentimiento propio, un sentimiento de equipo diferente, único e imposible de repetirse fuera de nuestro equipo.

En los deportes de equipo, el establecimiento de los objetivos de grupo, pasa por conseguir que el concepto de unidad cale entre los jugadores que forman un equipo. No siempre es fácil lograr que las metas individuales dejen paso a los éxitos del grupo. Desde un punto de vista egoísta, el jugador egocéntrico puede creer que el equipo se enriquece con su logro personal. Nada más lejos de la realidad. El éxito del individuo viene dado por el éxito de todos y cada uno de los miembros del grupo.

Es absolutamente imposible que el entrenador desempeñe correctamente sus cometidos como organizador y animador sin que asuma funciones de líder. En los casos en los que no es así, el establecimiento de redes relacionales dentro del grupo es deficitario. Es entonces cuando otras personas con capacidad de liderazgo -jugadores, miembros del cuerpo técnico o directivos- van adoptando paulatinamente roles que en un principio están reservados al entrenador. La credibilidad del este tiende a debilitarse y acaba por ser ignorado dentro del grupo.

Publicado por Marisa_Bidilla @ 10:15  | El entrenador
Comentarios (3)  | Enviar
Comentarios
Publicado por pepito grillo
Domingo, 27 de noviembre de 2005 | 10:33
Creo que todos los articulos publicados en ese blog son una muy buena base para engrandecer a un club de deporte base.
Pero del dicho al hecho hay un gran trecho.
El dia que realmente los lleves a la practica en tu club, TODOS te admiraremos.
Publicado por Invitado
Lunes, 28 de noviembre de 2005 | 12:11
?Huele a rencor?
No creo que este sitio sea el m?s indicado para particularizar. A mi me gusta visitar este Blog para informarme y entretenerme no para ver este tipo de contestaciones.
Navidad
Publicado por pepito grillo
Martes, 29 de noviembre de 2005 | 11:05
...en absoluto rencor.
Me duele que desde una pagina encabezada por el escudo que amo y defiendo, se propugnen determinadas cuestiones solo de cara a la galeria, es decir que no se cumplen.
En fin, en casa del herrero.....