S?bado, 28 de mayo de 2005
Faltó instinto asesino. Ya tenemos un nuevo matador. El infierno de no sé dónde. El asesino del área...
Muerte, desolación, horror...

¿Seguro que estamos leyendo titulares deportivos? La respuesta es: sí. En la mayoría de las ocasiones, el documentarse sobre un tema para poder escribir sobre él, requiere un trabajo de ratón de biblioteca. No es el caso. Basta con tomar un café tranquilamente en el bar de costumbre y prestar un poco de atención en las típicas tertulias deportivas a las que el ciudadano medio es tan aficionado para comprobar hasta qué punto un determinado léxico es utilizado dentro de otro contexto de una manera cuando menos, vanal.
¿Por qué nos encontramos este tipo de titulares en la prensa deportiva? Yo digo: El objetivo no es otro que la captación de la atención del lector.

No entendemos por qué se cuidan los titulares de forma distinta en las páginas deportivas que en otras secciones del mismo medio. Y no digamos cuando abrimos un periódico únicamente deportivo. La ética desaparece, el lenguaje fácil y sensacionalista pesa más que el propio papel en el que está escrito. Quizás todo esto sea dado por la falta de capacidades expresivas, limitaciones literarias o falta de conocimiento de lo que se está tratando y se buscan recursos muy sufridos para ocultar todo lo anterior.El hecho es que nos atosigan con tópicos constantemente.

Todo esto no tendría mayor importancia que la de conocer las habilidades del emborronador de turno si no fuera porque es fácil que este tipo de prensa llegue a los niños. Normalmente los jóvenes se acercan a los diarios, por las páginas deportivas.

Lo grave de todo esto es que se incluyen expresiones que, por estar escritas en una publicación hecha por adultos, los jóvenes creen naturales y correctas. Lo siento pero no. No es natural argumentar que la sequía goleadora de un equipo se debe a que les falta un asesino del área. No es natural hacerle una foto a un jugador con un arma en la mano, poner la pie de foto algo como armados para el asalto al título y publicarla en una portada. No es natural calificar como fuerza de choque a la defensa de un equipo. Todo esto puede ser muy bonito, pero no es natural.

¿Cómo vamos a erradicar la violencia en el deporte con este tipo de situaciones? El Comité Antiviolencia somos todos.
La educación deportiva que debemos de ofrecer a los jóvenes no acaba al salir de un entrenamiento. Es responsabilidad de todo el mundo relacionado con el deporte: educadores, directivos, padres y también de los profesionales de los medios de comunicación deportivos.

En muchas ocasiones los clubes utilizan la prensa para conseguir unos objetivos que no siempre son éticos, y los medios de comunicación se dejan utilizar por intereses comerciales. No hace mucho tiempo los medios de comunicación llevaron a cabo una campaña la cual, más o menos, se resumiría así:
Vamos a demostrar que aquí no somos como ellos y convertiremos la pista en una olla a presión, eso sí, sin hacer todas las salvajadas que nos hicieron en el partido de ida.
Dicho así todo era perfecto, pero las palabras son una cosa y sus consecuencias otras bien distinta. Lamentablemente aquí fuimos como allí. Habíamos vuelto a la época del circo romano...

Publicado por Marisa_Bidilla @ 10:13  | Opini?n
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios