Mi?rcoles, 09 de febrero de 2011

?Y yo pregunto:

-?Se puede jugar a las diez de la ma?ana?

-?Pues claro que se puede!-

La pregunta es f?cil, ?no? Bueno, f?cil s? es pero he de confesar que tiene algo de trampa. Cambiemos s?lo una palabra. Un verbo insignificante y modesto. Rehago la pregunta:

-?Se debe de jugar a esa hora?

Esta vez no espero una respuesta. Yo mismo la dar?.

-Rotundamente, NO.

Como todo el mundo sabe, y quiz?s sea este el ?nico punto en el que estemos de acuerdo, que una cosa se pueda hacer no significa que se deba.

Entremos en materia. No es nada nuevo el marcar los horarios de los partidos a la hora, que m?s perjudique al contrario. Tan cierto como que no conozco caso de que esta sola acci?n haya influido de forma ?nica y determinante en el resultado de un encuentro. Se trata de una pr?ctica que, a mi modesto entender, nos dice mucho de la estrechez de mente del que utiliza estos m?todos siendo esta inversamente proporcional a la categor?a del equipo en cuesti?n. No se sabe c?mo ?o s?- hemos llegado a la utilizaci?n de estos m?todos como arma arrojadiza y, dicho sea de paso, no muy deportiva que se utiliza incluso en partidos de cr?os.

Y si, para m?s inri, requiere un desplazamiento a otra localidad, apa?ados vamos. Y ya que digo vamos, vamos con un ejemplo. Huir? del extremo Vigo-Coru?a y nos vamos a una distancia media, digamos Santiago-Coru?a.

El simp?tico de turno marca un partido a las 10:00 en una de esas localidades. Como los equipos tienen la sana costumbre de llegar a la pista media hora antes del encuentro, nos encontramos con que a las 09:30. Con algo de suerte, el pabell?n estar? abierto y el conserje esper?ndonos con la mejor de su sonrisa si es que a esa hora de un domingo se puede esbozar una sonrisa sin levantar sospechas. Un agradable recibimiento despu?s de un viaje que comenz? una hora antes entre resoplidos del padre cargando el coche, las prisas del ni?o y el comentario inequ?voco. ?lo apunto a yoga, de esta lo apunto a yoga y que practique en casa?.

Bueno, est?bamos all? por las 08:30 de un magn?fico fin de semana. Recordemos que los fines de semana, como todo el mundo sabe, los hizo Dios para descansar. Pues eso que a poco que el ni?o sea espabilado 40 minutitos para levantarse, sacarse las lega?as y desayunar evitando dormirse y acabar con la cabeza dentro del taz?n de Cola-Cao, no se los quita nadie. As? que son las? ocho menos diez o lo que es lo mismo las SIETE CINCUENTA en el despertador digital. Y visto as? hace mucho, mucho da?o. Aunque m?s da?o hace ver que el partido que se juega a continuaci?n lo disputan dos equipos de la misma ciudad.

Se juega el partido, aplausos, alg?n exceso verbal ?de eso ya hablaremos otro d?a- comentarios y mientras le damos la bebida isot?nica al cr?o, que por algo la toman los tenistas, vemos que los dos equipos que juegan a continuaci?n SON DE LA MISMA CIUDAD.

Pues sabes que te digo hijo. Vamos a casa y ve buc?ndote otro deporte en el que, al menos, dejen dormir?


Publicado por Marisa_Bidilla @ 16:58  | Opini?n
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Mi?rcoles, 09 de febrero de 2011 | 23:27

Una verdad como un templo, cada día me gustan más tus artículos, reales, directos y con ese tono irónico que los caracteriza. Enhorabuena Raxoi, eres un crack.

Publicado por Invitado
Domingo, 04 de marzo de 2012 | 20:21

Bollero, crack. Seguro a que ya lo sabes pero para el resto: Compañia de maría. cuatro de marzo. domingo. diez de la mañana. partido benjamines. siguiente partido en la misma pista a la UNA DE LA TARDE.