Domingo, 24 de febrero de 2008
El H.C. Raxoi tuvo al borde del KO al vigente campeón de Europa durante tres cuartas partes del partido disputado en San Sadurní.

En la pista del Ateneo se presentaron dos equipos. Uno con el partido bien preparado y plasmándolo perfectamente en la pista y otro esperando resolver por inercia su compromiso.
Lo que sucedió fue que el Biesca cayó en todas y cada una de las trampas que las santiaguesas pusieron a lo largo del desarrollo del encuentro y se enredaron en una maraña sabiamente tejida. El 1-0 favorable a las gallegas con el que se llegó a falta de diez minutos para la conclusión ponía las cosas muy cuesta arriba para un equipo falto de ideas y excesivamente dependiente de su jugadora más carismática: Natasha Lee.


Y llegado a este punto tomó el protagonismo uno de los colegiados del encuentro -su nombre es lo de menos- que acribilló al Raxoi que ya había pitado un penalty desde 25 metros y fallado por las asturianas y después otra falta directa con tarjeta azul para una defensora del Raxoi, también desde 25 metros quitándole autoridad de nuevo a su pareja arbitral que en ambos casos se encontraba perfectamente situado (en ninguno de los dos casos supo qué estaba pitando su compañero dirigiéndole miradas de interrogacón para poder refrendar su decisión).

Los numerosos aficionados gijoneses, mudos durante todo el encuentro, no daban crédito a lo que veían. Sólo se atrevieron a apoyar a su equipo cuando el subió el segundo gol al electrónico.

Diez minutos de desestabilización marcaron el resultado en un partido en el que pudo suceder lo que al final no sucedió-

Publicado por Marisa_Bidilla @ 0:48  | NOTICIAS
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios