Viernes, 20 de octubre de 2006

Generalidades
La definición más aceptada de la fuerza es la capacidad del individuo para oponerse o vencer una resistencia. Dependiendo del tiempo de ejecución hablaremos de fuerza máxima o de potencia según si el tiempo no es determinante o si el esfuerzo se tiene que realizar a la mayor velocidad posible. En el caso de que el ejercicio consista en mantener las acciones de fuerza el mayor tiempo posible, hablaremos entonces de fuerza - resistencia.

El trabajo de la fuerza ha de realizarse de forma continuada a lo largo de toda la temporada aunque cobra mayor importancia en el período pre-competicional. Es la base sobre la evolucionarán las demás capacidades físicas pero los beneficios obtenidos en una sesión de entrenamiento de la fuerza únicamente se mantienen durante unos diez días. Por este motivo debemos de mantener un ritmo de trabajo constante durante toda la temporada.

En las primeras sesiones de trabajo, los ejercicios de fuerza son del tipo de Fuerza General para irse transformando en Fuerza Dirigida a medida que transcurre el tiempo. El Principio de Transferencia cobra gran importancia cuando llevamos a nuestros jugadores al gimnasio. Con el fin de ajustarnos a él emplearemos materiales inespecíficos del Hockey Sobre Patines -balones medicinales, sticks con gomas elásticas, etc.- adaptando el movimiento mecánico al gesto técnico propio donde intervengan los grupos musculares que nos interese trabajar.

De entre todas las variantes de la fuerza, las más necesarias para la práctica del Hockey Sobre Patines son:

Fuerza explosiva: por la necesidad de realizar acciones de desplazamiento y gestuales rápidas, con un tiempo de reacción mínimo. Su nivel está relacionado con la capacidad para reclutar fibras rápidas y lentas, la velocidad de contracción de las fibras musculares y la frecuencia de los impulsos nerviosos.
Fuerza máxima dinámica: sobre la que se cimienta la fuerza explosiva, desarrollo de la capacidad contráctil. La fuerza que se expresa para desplazar sin límite de tiempo, una carga lo más elevada posible mediante un solo movimiento. Es una contraposición a la fuerza isométrica.
Fuerza resistencia: que se define por la capacidad de resistir el cansancio producido por esfuerzos tanto externos como internos, prolongados o repetidos. Depende de la fuerza máxima y la resistencia general por vía aeróbica.


Si queremos desarrollar la fuerza máxima, a partir de ciertos niveles, es preciso provocar una hipertrofia muscular. Esta hipertrofia se puede generar mediante un máximo de repeticiones con cargas superiores al 75% de la fuerza máxima. Con todo ello hay que tener presente que una excesiva hipertrofia puede actuar negativamente en la velocidad de contracción muscular.
La fuerza se manifiesta en el organismo mediante la contracción muscular, o lo que es lo mismo, la capacidad de tensionarse un músculo, lo cual no implica necesariamente un acortamiento del músculo.

Contracción isotónica o dinámica: se produce una disminución de la longitud del músculo (isotónica - concéntrica) o aumenta (isotónica - excéntrica) haciendo mover el segmento óseo en el que se fija.
Contracción isométrica o estática: la tensión muscular no origina movimiento del segmento óseo.
Contracción auxotónica o mixta: tiene lugar cuando se realiza un esfuerzo con contracciones estáticas y dinámicas.




La evolución de la fuerza
El incremento más rápido de la fuerza tiene lugar cuando termina la pubertad. Es en este momento cuando los músculos aumentan en longitud y en grosor (y precisamente por este orden) para alcanzar su completo desarrollo entre los 17 y 20 años.

De los 20 a los 28 años, la fuerza continúa evolucionando y perfeccionándose para luego iniciar una recesión de entre un 10 a un 15% por cada década.

Las mujeres sufren el mismo proceso que los hombres pero con una antelación de unos dos años pero únicamente llegan a alcanzar el 60% de la fuerza del hombre.

Para un correcto entrenamiento de la fuerza, debemos de seguir las siguientes fases:

1. Preparación de la fuerza general: Según el Principio de Generalidad. Es fundamental adquirir una buena base sobre la que poder asentar los posteriores y más específicos desarrollos.
2. Preparación especial de la fuerza: Aquí trabajaremos los grupos musculares más específicos del Hockey Sobre Patines.


En nuestro deporte, la faceta con más presencia de la potencia es la fuerza explosiva. Se trata de la capacidad de producir una tensión muscular máxima para vencer una resistencia ligera. Su entrenamiento es similar al de la potencia pero con la característica de que la carga es relativamente ligera (p.ej. sticks lastrados) y con una velocidad de ejecución muy alta. Este tipo de trabajo nos ofrece un amplio abanico de posibilidades para idear ejercicios que reproduzcan gestos deportivos propios del Hockey Sobre Patines.

Sistemas de entrenamiento para la mejora de la fuerza:
Circuitos: mejora de la resistencia de fuerza.
Multisaltos: mejora de la potencia
Pesas: mejora de la fuerza máxima y de la potencia
Isometría: mejora de la fuerza máxima

 

 


Comentarios
Publicado por Invitado
Martes, 06 de noviembre de 2012 | 0:38

gracias me ayudo de mucho 

que buena pagina 

los quiero 

bye

bye Gestos con las manos Gestos con las manos Amor Amor  Brindis  Brindis Flash Flash  Guiño Guiño 

Publicado por Marisa_Bidilla
Martes, 06 de noviembre de 2012 | 15:30

Gracias a ti por visitarnos. Nos alegramos de haberte podido ayudar.