Viernes, 30 de junio de 2006
1. Valora el trabajo y el esfuerzo de todos tus deportistas. Facilita que les salgan las cosas bien y anima al desafortunado.

2. Asume tus propios errores y no hagas a tus deportistas responsables de ellos.

3. Que tus actividades y comportamiento sirvan de ejemplo para tus deportistas.

4. no busques s?lo el rendimiento t?cnico, esfu?rzate por conseguir valores ?ticos.

5. Lucha por todos tus deportistas por igual. No tengas preferencias ni prejuicios.

6. S? humilde en la victoria y resignado en la derrota.

7. S? el primero en conocer y respetar las normas.

8. La moderaci?n es una virtud. Apl?cala a la pr?ctica deportiva.

9. La periodicidad y duraci?n de los entrenamientos y partidos deber?n de ser acorde con la edad de los participantes.

10. No le pidas m?s de lo que cada jugador puede dar, exige s?lo lo mejor que tengan.


Ayuntamiento de Santiago
Departamento de deportes

Publicado por Marisa_Bidilla @ 0:01  | Dec?logos
Comentarios (0)  | Enviar
Viernes, 23 de junio de 2006
1.Contribuye con tu imagen a engrandecer tu club. No permitas nunca que tus ?xitos justifiquen la falta de principios ?tico-deportivos, que est?n por encima de todo.

2.Tu presencia es importante en los ?xitos pero lo es mucho m?s cuando no los hay.

3.Antes de tomar decisiones, escucha y valora. Tu persona debe ser garant?a de objetividad.

4.Nunca achaques los fracasos de tu club a los dem?s.

5.No utilices las influencias. Envilecen la amistad y degradan la imagen de tu club. Nunca intentes ganar con presiones e influencias lo que se debe dirimir en una cancha deportiva.

6.Acepta las cr?ticas bienintencionadas pero no toleres las faltas de respeto.

7.Preoc?pate de la capacitaci?n de los entrenadores, proporcion?ndoles la informaci?n que tengas a tu alcance.

8.Respeta la autonom?a de tus t?cnicos.

9.Respeta a los jueces, no los mediatices.

10.Distribuye un c?digo de juego limpio entre tus entrenadores, deportistas, socios, etc.


Ayuntamiento de Santiago
Departamento de deportes

Publicado por Marisa_Bidilla @ 0:01  | Dec?logos
Comentarios (0)  | Enviar
Viernes, 16 de junio de 2006

¿Cuántas veces nos preguntamos si el trabajo realizado es el adecuado? ¿Tenemos que limitarnos a observar a medio plazo si la planificación y la realización es la correcta?¿No sería bueno disponer de algún método con el que evaluar al momento las cargas de trabajo que estamos realizando?

En casi todos los deportes individuales, el control de la intensidad y el volumen del trabajo es una de las facetas fundamentales de la labor de los entrenadores. En el caso del Hockey Sobre Patines, como en la mayoría de los deportes colectivos, se trata de una herramienta de trabajo utilizada preferentemente a la hora de la evaluación de los contenidos meramente físico pero esto no quiere decir que su ámbito de aplicación se restrinja a la pretemporada.

Atrás ha quedado el trabajo más oscuro. Hemos desarrollado un método propio de entrenamiento, lo aplicamos y llega el momento de ver si los resultados se ajustan a las expectativas iniciales. Para ello necesitamos de algún método de apoyo que nos sirva para evaluar la incidencia que hemos alcanzado en los jugadores y cuyo objetivo consista en comprobar el peso real de nuestra programación tanto en el ámbito individual como colectivo. Para ello haremos uso del Cuaderno de Entrenamientos.

En este cuaderno plasmaremos tanto el trabajo planificado para la sesión como el realizado; el tiempo dedicado a cada ejercicio; la adherencia al entrenamiento; la valoración del trabajo y todos aquellos datos que creamos convenientes para poder planificar próximas sesiones.

En función de los medios de que dispongamos así será de completo nuestro Cuaderno de Entrenamientos. Tampoco se trata de hipotecar nuestro tiempo en las sesiones con un trabajo burocrático excesivo. Nuestra atención al jugador no puede verse mermada por un lápiz y un papel. No olvidemos que el jugador nos necesita constantemente ya sea mediante una comunicación verbal, visual o ambas. De lo contrario estaríamos transmitiendo una imagen de despreocupación por el esfuerzo que este realiza (aunque no fuese cierta).


Publicado por Marisa_Bidilla @ 0:01  | El M?todo
Comentarios (1)  | Enviar
Jueves, 08 de junio de 2006

En los ejercicios generales se debe buscar siempre la mayor dosis de transferencia posible. Son ejercicios empleados, en la mayor parte de los casos, en la pretemporada con el fin de buscar una base en la que apoyarse más adelante cuando tenga lugar el proceso de la preparación especializada.

Debemos de pensar, al menos, en dos motivos fundamentales para poder afirmar de manera rotunda que el predominio de los ejercicios generales ha de ser absoluto en un deportista en formación:

Estamos inmersos en pleno desarrollo psicomotor; hemos de preocuparnos con el máximo cuidado de optimizar y potenciar la evolución física del individuo.

No se pueden alcanzar unos niveles especiales sin una correcta evolución de las cualidades generales.



Evidentemente, según avanzamos en el tiempo, tenderemos a especializar nuestros ejercicios invirtiendo esta relación para poder llegar a emplear ejercicios de competición, los cuales seguirán la misma regla de inversión.

Los ejercicios de competición guardan gran relación con el deporte objeto del entrenamiento. Entrenadores de contrastada capacidad y prestigio como Gilberto Herrera (ex-seleccionador nacional español de voleibol), cuidan de que todos los ejercicios utilizados en los entrenamientos representen una situación de juego real, o sea no realizan ningún modelo que no derive exactamente de un momento dado en la competición.

 


Publicado por Marisa_Bidilla @ 9:34  | El M?todo
Comentarios (0)  | Enviar
Viernes, 02 de junio de 2006

Se trata de un entrenamiento a medio camino entre las sesiones habituales y las competiciones. Es rico en estímulos y situaciones que se asemejan mucho a las de los propios partidos oficiales. Podemos incluir en él multitud de variantes para aproximarlo todo cuanto queramos a la propia competición: el uso de las equipaciones para partidos, árbitros, público; podemos ponernos de acuerdo con el equipo contrario para trabajar sobre un tipo de defensa o ataque, jugar con el cronómetro para forzar "finales de partido", etc.

El plano psicológico del juego también resulta maleable. A la ya mencionada situación de control del tiempo citada podemos añadir, entre otras, la manipulación del marcador haciendo otorgando una ventaja al equipo más débil de varios goles al inicio de cada período de tiempo de juego. De esta manera estaríamos incluyendo un trabajo de control de la ansiedad. En fin, sólo es cuestión de analizar las capacidades de los dos contendientes y echarle un poco de imaginación.

Con todo lo expuesto, no queremos decir que un entrenamiento conjunto es simplemente la recreación más o menos controlada de un partido. Podemos planificar una sesión, digamos "normal", en la que predominen ejercicios competitivos. Querámoslo o no, para el jugador no es lo mismo realizar un ejercicio de un 1x1 contra un compañero de equipo que contra un rival. Aprovechemos entonces el caudal de beneficios que estas sesiones nos pueden ofrecer.

El momento y el contenido son también importantes. Antes de celebrar cualquier tipo de entrenamiento conjunto tendremos que haber realizado ejercicios de competición en entrenamientos regulares. Es un peldaño que nos ofrece situaciones base para, primero, aplicarlas en un entorno controlable y más tarde llevarlas a cabo en competiciones oficiales. Si realizamos un entrenamiento conjunto en pretemporada, estamos desaprovechando la mayor parte del potencial del que podríamos beneficiarnos. ¿Por qué?: pues sencillamente porque a esas alturas de la temporada, los ejercicios que deben de predominar en las sesiones son principalmente físicos y muy genéricos. Sin embargo, una sesión planeada cerca o en medio de la competición nos ofrecerá una gran cantidad de estímulos muy relacionados con ella misma.

En categorías inferiores (y cuanto más inferiores mejor), un entrenamiento conjunto aparte de las ventajas ya comentadas, ofrece una posibilidad muy buena para eliminar el exceso de estrés que produce en un niño el hecho de enfrentarse a una competición.

El único cuidado que debemos de tener en cuenta es el número de este tipo de entrenamientos y su periodicidad. Una excesiva cantidad de sesiones o la reiteración de encuentros con el mismo rival influirá negativamente en la motivación del jugador puesto que dejará de ver este tipo de sesiones como algo especial y las convertirá en una rutina más del régimen de entrenamientos.


Publicado por Marisa_Bidilla @ 9:38  | El M?todo
Comentarios (0)  | Enviar