Viernes, 30 de diciembre de 2005
LIPOTIMIAS O DESMAYOS
Una lipotimia se produce cuando la sangre que llega al cerebro no lo hace en cantidad suficiente y provoca entonces una pérdida de conocimiento. La mayoría de las veces esto es debido a un descenso de la tensión arterial. Este descenso de tensión hace que el individuo, antes de desmayarse, sea objeto de un malestar general, zumbidos en los oídos, visión borrosa, palidez, sudores fríos y náuseas o vómitos.

La actuación ante estos casos es extremadamente simple y efectiva. En un primer lugar acostaremos al afectado y mantendremos sus extremidades inferiores elevadas con el fin de favorecer el riego sanguíneo cerebral; le aflojaremos las partes de la equipación que pudieran oprimirle: rodilleras, guantes, patines, etc.; si se encuentra inconsciente no le daremos de beber; por último, si no se recupera, procederemos a realizar su evacuación de forma urgente.


CONTUSIONES
Son el pan nuestro de cada día. Un bolazo, un golpe con un stick o con cualquier otro elemento de la pista puede producir una contusión.

Técnicamente se trata de un aplastamiento superficial de las fibras musculares. No debemos de confundirlo con un hematoma. Este último presenta una coloración característica y puede acompañar a otro tipo de lesión.

Una contusión no está siempre acompañada de un hematoma, pero lo que sí le caracteriza inequívocamente es la recepción de un golpe previo y una cierta tensión del músculo.

La forma más conveniente de actuación es la aplicación de frío en la zona y el mantenimiento de un vendaje compresivo no continuado. Lo mantendremos durante unos 20 minutos con un descanso de 5 minutos y a continuación lo volveremos a colocar.

En el caso de que no haya una lesión cutánea podremos utilizar una pomada anti-inflamatoria pero sin masajes o frotamientos más allá de los necesarios para la absorción del medicamento.


HERIDAS
En el Hockey Sobre Patines nos encontramos con dos causas principales de heridas: golpes y abrasiones. Su gravedad varía en función de la causa y de la zona en donde se produjo la herida. Desde un bolazo en la ceja que requiera puntos de sutura hasta una simple abrasión en el brazo existen multitud de posibilidades. Como es lógico, no entra dentro de nuestras atribuciones tratar según qué casos. Lo que sí existen son una premisa a la cual plegarse: la higiene.

En todos los casos deberemos de limpiara la zona afectada con una gasa empapada en agua oxigenada o en su defecto con agua y jabón. Una vez limpia la herida y cortada la hemorragia, si la hubiere, con el fin de evitar infecciones haremos uso de un antiséptico como la mercromina o yodo.

Para cortar la hemorragia emplearemos compresas con agua oxigenada y vendas.

Si la herida presentase una hemorragia importante o procederemos a evacuar al lesionado a un centro de urgencias manteniendo la zona afectada en alto.

HERIDAS EN LA CARA
El rostro es la zona más vulnerable a la hora de recibir un golpe y de nada nos sirve la utilización de un casco si éste no lleva máscara protectora. De hecho los golpes en la cabeza que se producen en el Hockey Sobre Patines son menos frecuentes y por lo general menos graves que las lesiones en la cara. La falta de la citada máscara hace que la probabilidad de que después de recibir un golpe en el rostro nos encontremos con una lesión complicada sea bastante mayor que cuando una bola impacta en una cabeza desprotegida.
Después de un impacto directo en el ojo y cuando el lesionado presenta problemas de visión o dolor ocular deberemos de tapar ambos ojos para evitar su movimiento y procederemos a la evacuación.

Si se trata de un golpe en la nariz con presencia de hemorragia, taparemos los orificios nasales con algodón empapado en agua oxigenada e inclinaremos la cabeza hacia atrás.

En el caso de que notásemos una deformación de la nariz, no intentaremos corregir la desviación, simplemente aplicaremos frío y procederemos con la evacuación del herido.


DENTADURA
Si después de un golpe en la boca notamos que una pieza se mueve, aunque sea imperceptiblemente, lo mejor es acudir al odontólogo. No tenemos nada más que hacer en este caso. Distinto es cuando se desprende una pieza. En este caso prepararemos una gasa empapada en agua oxigenada que le sirva de mordedor al herido. Recogeremos la pieza perdida con el fin de que se intente un reimplante y, como siempre, emprenderemos una rápida evacuación del individuo.


CONTRACTURAS
Es la lesión menos grave con la que nos podemos encontrar. Se trata de una contracción involuntaria, permanente y dolorosa de un músculo. La identificaremos porque produce un dolor constante pero no agudo. Al tacto, notaremos que el músculo se encuentra endurecido.

El origen de esta lesión se encuentra en la realización de un ejercicio intenso con un tiempo de recuperación insuficiente. Esta falta de reposo es campo abonado para que una sobrecarga provoque la contractura.

Para recuperar la funcionalidad del músculo aplicaremos calor en la zona afectada, realizaremos estiramientos suaves sin rebotes y masajearemos la zona con una pomada analgésica.
El mayor número de estas lesiones tiene lugar cuando realizamos trabajos con pesas. La sensatez y la correcta planificación, cuando nos enfrentamos a este tipo de trabajos, serán nuestras mejores medidas preventivas.


ESGUINCES
En todas las articulaciones del cuerpo podemos nos encontramos con los ligamentos. Se trata de una especie de cordones fibrosos que unen a los huesos entre sí y las proveen de la estabilidad necesaria para su correcto funcionamiento.

El esguince de ligamentos -o torcedura- se produce cuando estos se fuerzan más allá de sus posibilidades, bien sea por un golpe o por una torsión excesiva. Esto ocasiona que la sangre y los fluidos se filtren a través de los vasos sanguíneos y produzcan una inflamación.

La sintomatología propia del esguince se caracteriza por un dolor intenso, incapacidad funcional de la articulación e inflamación. Cuando se produce esta lesión, aunque en un primer momento podríamos pensar en una luxación o fractura, es fácilmente identificable al no aparecer ninguna deformación. Los casos en los que aparece un hematoma, debido a la rotura de algún vaso sanguíneo, es más infrecuente.

También existe la posibilidad, y esto sí que es más frecuente, de que el afectado no sienta mucho dolor y continúe con sus actividades. Más tarde, pasadas unas horas cuando el dolor no disminuye o incluso aumenta, es cuando el individuo comienza a valorar el alcance de la lesión. Entonces se corre el riesgo de agravar las consecuencias y de que el tiempo de recuperación se alargue.

Los primeros auxilios que requiere un esguince consisten en la aplicación de frío, vendaje compresivo con venda elástica e inmovilización de la articulación.

El traslado a un centro médico ha de hacerse con la mayor celeridad posible incluso cuando el dolor no sea grande. De un mal tratamiento de esta lesión pueden derivarse futuros problemas de movilidad y un aumento de las posibilidades de recaída.

Una característica llamativa de los esguinces es que suelen producirse a pares. Si se produce un esquince en un tobillo hay muchas posibilidades de que, días más tarde, nos ocurra lo mismo con el otro. La razón la encontramos en la impaciencia. El regreso a los entrenamientos antes de que la recuperación sea total hace que el individuo, con el fin de evitar dolores en la articulación afectada, fuerce la opuesta produciéndose un nuevo esguince.

Un buen calentamiento y un vendaje compresivo que proteja las articulaciones que hayan sufrido recientemente un esguince, son los mejores medios que podemos poner de nuestra parte para evitar problemas con las articulaciones.

Publicado por Marisa_Bidilla @ 23:43  | Primeros Auxilios
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Jueves, 11 de agosto de 2011 | 21:43

deberian de poner primeros auxilios en caso de lesiones leves de las extremidadesVampiro

Publicado por Marisa_Bidilla
Viernes, 12 de agosto de 2011 | 0:18

El concepto lesión leve es muy genérico. Una lesión leve puede ir desde un esguince de grado I hasta una herida superficial. Los dos se han tocado, sucintamente eso sí, en el artículo. Gracias por el comentario.