S?bado, 17 de septiembre de 2005

Llegados al momento de trabajar sobre el juego colectivo de nuestro conjunto y antes de empezar a hablar de los sistemas de juego, para lo cual dedicaremos otro capítulo, vamos a centrarnos en las dos situaciones que se dan en todo deporte colectivo: la defensa y el ataque.

Hablar de la defensa sin referirnos al ataque o viceversa es harto difícil puesto que son situaciones con componentes comunes y que interactúan constantemente.
Pensemos por un momento en una situación defensiva en la que nuestro equipo realice una presión ahogando al contrario contra el medio campo, cortando las líneas de pase y buscando una salida rápida. Que se trata de una situación defensiva, resulta claro -no estamos en posesión de la bola- pero existe un componente de intimidación característico de las situaciones ofensivas.

La dificultad del aprendizaje del juego colectivo depende de tres factores fundamentales:

La complejidad de la situación.
La interacción de las decisiones individuales.
Las habilidades técnico-tácticas de los jugadores.


Muchas veces los dos primeros puntos son complicados inútilmente por los entrenadores ¡vaya usted a saber por qué! En otras ocasiones no se tiene en cuenta el nivel de los jugadores y se trata de aplicar sistemas de juego que sobrepasan las habilidades de los mismos.
También puede suceder, sobre todo durante la época de formación, que teniendo un equipo con buenos fundamentos técnicos de dominio de stick, tiro, pase y conducción, carezcan del adecuado dominio de la la frenada y/u otros fundamentos relacionados con el desplazamiento, lo que hace imposible la consecución de las habilidades tácticas precisas.

Si hablamos de categorías superiores, no es raro encontrar entrenadores que mecanizan excesivamente el sistema de juego e ignoran las habilidades tácticas individuales de sus jugadores. Este problema se traduce en un equipo con innumerables sistemas sobre el papel, que a priori pueden ser muy interesantes, de los cuales su entrenador no saca el rendimiento adecuado.


Publicado por Marisa_Bidilla @ 10:46  | El juego
Comentarios (0)  | Enviar